martes, 24 de mayo de 2011

Autocrítica... esa gran desconocida!

Yo soy un tio raro, y hago mi jornada de reflexión el día después de las elecciones. Hoy hace una semana de la primera noche que pasamos en la acampada de la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, rebautizada por el pueblo soberano como Plaça del 15 de Maig. Ayer (anteayer ya, que son más de las 0:00) se celebraron elecciones locales y autonómicas en casi toda España y lo más sonado ha sido el descalabro monumental del PSOE y el ascenso del PP, algo que nadie habría sospechado antes de las elecciones, todo un sorpresón... no obstante no han faltado demócratas que han aprovechado la tesitura para señalar directamente a los acampados en las plazas de toda España como los grandes culpables de que el PP haya vuelto a ganar en lugares como la Comunidad Valenciana, donde se hace verdaderamente complicado encontrar un nombre en las listas que no esté salpicado por casos de corrupción.

El argumento de estos demócratas es que en las asambleas, que distan mucho de ser perfectas pero en cuya crítica ahondaremos en otra ocasión, se ha fomentado el voto en uno u otro sentido y eso ha acabado beneficiando al partidito de las gaviotas. Resulta que, ahora, la abstención la hemos inventado en alguna de las asambleas de hippies y drogadictos esas que tenemos por ahí montadas. Curioso, cuando en 2007, sin existir todavía, la abstención en todo el país fue mayor. Para que luego digan que en España no hay visionarios.

Nos culpan los demócratas de que haya habido unos 150.000 votos en blanco más y de que el voto nulo hayan aumentado en algo más de 120.000 votos en el conjunto de España. Supongo que nada habrán tenido que ver en este fenómeno los efectos de la crisis o las políticas liberales llevadas a cabo por el gobierno del PSOE. Sería de locos pensar que sus votantes más izquierdosos hayan optado por otras fuerzas políticas sientiendo que el puño y la rosa ya no les representa como antes. O que los más moderados hayan pensado que quizá se les haya agotado el crédito en materia económica y, como en la tele dicen que el PP sabe salir de la crisis y de aquello de los atentados del 11M ya hace mucho, hayan optado por la derecha. Es absurdo suponer por un momento siquiera que algunos no hayan encontrado el valor suficiente para votar a la Gürtel y se hayan lavado las manos optando por votar en blanco o nulo. En fin, dejémonos de hacer volar nuestra imaginación y pongamos los pies en tierra.

A ellos, los demócratas, les molesta que haya salido perdiendo la única opción que según ellos puede hacer frente al PP. Y es cierto, no lo habíamos pensado, como nunca nos lo han dicho... ¿cómo se nos iba a ocurrir votar al PSOE para que no saliese el PP si no nos lo dice nadie? ¿Qué clase de idea revolucionaria es esa? ¿Cómo se nos ha ocurrido votar a partidos tradicionalmente minoritarios en cuanto a representación parlamentaria? ¿Qué clase de democracia es esa en la que se deja entrar a partidos pequeños en las cortes si habíamos quedado en que el pastel era sólo pa' nosotros? ¡Vergüenza debería darnos! ¡Hippies!

Pues sí señores, nos guste o no, ha ganado la derecha, nos esperan años difíciles, pero también se abre una nueva era para la izquierda. Muchos partidos progresistas minoritarios han ganado representación y el que siempre había sido el buque insignia de la izquierda ha naufragado en mares conservadores, aguas desconocidas y puertos con pocos marineros que enrolar. Quizá deberían reagruparse, volver al océano que anteriormente dominaron y volver a ganarse la confianza de los que allí habitan, en lugar de reprochar a sus viejos marineros que siguieran con su vieja lucha por sus viejos principios. Aunque esa es sólo mi opinión, si quieren seguir con su incursión en esos mares conservadores tan ricos y tan democráticos están en todo su derecho... pero ¡ojo! Si no lucháis hoy, mañana no os quejéis de que perdimos.

miércoles, 4 de mayo de 2011

Sono qui ancora! :)

Hola!

Pues eso, que sigo aquí y sigo igual de jodido con el mundo. Lamento no haber avisado antes, pero me he visto obligado a hacer un parón para preparar un examen importante que espero haber aprobado y luego me he tomado dos semanas de vacaciones, que falta me hacían.

La cosa no ha terminado aún, mañana me voy a la Toscana a ver mundo, pero cuando vuelva prometo contaros el viaje y hablar de otras cosillas más o menos mundanas.

Arrivederci! ;)