lunes, 20 de junio de 2011

¿Qué haría yo si consiguiese el Trono de Hierro? (al final de Juego de Tronos)

Que si no lo escribo no me quedo tranquilo xD

1) Duro correctivo a los Lannister, excepto a Tyrion, que me cae bien, me lo quedaría de consejero y le daría el dominio sobre Roca Casterly.

  1. A Joffrey le daría primero un "guantazo de Archie", contaría hasta 5 y luego me volvería a poner el guantelete y le metería un puñetazo en esa cara de crío consentido de mierda. Luego se lo dejaría a Arya y a Nymeria para que juegaran... y obligaría a Cersei a mirar.
  2. A Jaime le arrancaba todos los dientes, uno a uno, le partiría la nariz a martillazos, le arrancaría la lengua y obligaría a Cersei a mirar. Luego lo enviaría al muro a vestir el Negro.
  3. A Tywin le partiría las piernas, le deformaría la cara, lo torturaría durante meses hasta q se volviera loco y lo dejaría que se pudriera en las calles de Lannisport como un mendigo anónimo. En toda la primera parte del proceso obligaría a Cersei a mirar. Enviaría parte de su fortuna para financiar a la Guardia Nocturna.
  4. A Cersei la dejo para el final, que es la peor de todos los Lannister. No sé si venderla como esclava a algún prostíbulo de mala muerte... aunque debo admitir que me gustó cómo coronó Khal Drogo a Viserys, tal vez le copie la idea. Depende de mi humor ese día.
2) Purga del Consejo y de la Guardia Real.
  1. A Meñique le cortaría el colgajo, sin anestesia ni nada. Lo pasearía desnudo con su nueva condición por todo Desembarco del Rey y lo dejaría en un cepo en mitad de la plaza para que la gente se riese de él. Esto lo haría rollo una vez por semana, hasta q me cansara. Entonces lo metería en una jaula de hierro y la colgaría en un sitio muy alto pero a la vista de todos para que los cuervos se lo comieran vivo.
  2. Al Maestre Pycelle lo metería en la jaula de hierro directamente.
  3. A Varys me lo quedaría, que puede ser útil, pero lo vigilaría de cerca, no acabo de fiarme.
  4. A todas las espadas de la Guardia Real los despojaría de sus capas blancas y los enviaría a vestir el Negro de la Guardia Nocturna. 
  5. Readmitiría a Ser Barristan Selmy y le ordenaría seleccionar a los otros 6 miembros de mi guardia.
3) Reasignación del territorio.
  1. Enviaría emisarios para ofrecer a Danaerys Targaryen el dominio de Rocadragón que pertenece por derecho a su familia. A Stannis Baratheon le concedería el dominio del Valle junto con el título de Guardián del Este, que no puedo con Lady Arryn ni con el criajo ese de mierda. 
  2. Roca Casterly para Tyrion el gnomo. Le regalaría también todas las posesiones de Meñique, sobretodo los prostíbulos.
  3. El título de Guardián del Oeste me lo guardo para Theon Greijoy cuando herede el título de su padre. De momento se lo dejaría a Robb Stark, que es un tío de fiar.
Y esto es lo que se me ha ocurrido hasta ahora, vuestras sugerencias serán escuchadas y de ellas saldrá mi futuro Consejo. Y aún quedan tierras por repartir... yo aviso.

domingo, 19 de junio de 2011

Fuimos, somos, seremos. Del 15M al 19J.

Ha pasado más de un mes, y en este tiempo hemos sido de todo. Fuimos, antes de que empezara todo, una generación perdida, una juventud dormida. Alguien convocó la manifestación del 15 de marzo y entonces pasamos a ser ninguneados, para los medios no existíamos, contaban con que si había una manifestación iba a ser el rollo de siempre: cuatro gatos gritando consignas y luego para casa... pero no nos fuimos a casa, y entonces fuimos sorpresa.

Y entonces comenzaron las acampadas. Fuimos Madrid, luego Valencia, Barcelona, Granada, Bilbao, ... cada vez se iban sumando más ciudades. Las noticias llegaban del extranjero: fuimos Londres, Berlín, Atenas, Medellín,... fuimos esperanza. A partir de ahí se desarrollaron las asambleas, com mayor o menor éxito al principio, muchos también fuimos primerizos en esto. La prensa y los organismos oficiales hacían un amago de reacción, sin saber muy bien por dónde tirar porque fuimos algo nuevo.

Llegó el primer intento de desalojo en Madrid y entonces fuimos solidarios y, sobretodo, a partir de ese momento fuimos más. Fuimos persistentes, habíamos salido a la calle y no pensábamos volver hasta que nos escucharan. Fueron pasando llos días, y fuimos de todo. Fuimos, por primera vez antisistema y, para los sectores más conservadores, etarras, profesionales de la kale borroka. Fuimos promotores de la abstención, el voto en blanco o un grupo de jóvenes manipulados por este o aquél partido para orientar el voto, no obstante las elecciones estaban cerca. A pesar de todas estas acusaciones fuimos creciendo y conforme acudía más gente nos fuimos ilusionando.

Llegaron los resultados electorales y fuimos irresponsables e inmaduros porque no habíamos ido a votar. Fuimos unos perroflautas que pronto se cansarían y se irían a casa. Fuimos un grupo de individuos bastante ridículo y sin ideas, ya que nos quejábamos mucho pero no proponíamos nada. Cuando propusimos, fuimos de nuevo ninguneados e ignorados. Fuimos testigos y protagonistas de un nuevo y salvaje intento de desalojo en Barcelona, porque fuimos unos guarros piojosos que teníamos las plazas hechas un cristo, per una vez más fuimos solidarios con nuestros compañeros y volvimos a crecer. Brigadas de sanidad inspeccionaron las acampadas y lo encontraron todo en orden.

Pero llegó un momento que fuimos muchos y de muchos lugares diferentes. Entonces fuimos manipulados por "think tanks" ultraneoliberales, por sindicatos ultracatólicos, por la izquierda, por Mourinho, por los extraterrestres y por el Anillo Único de Sauron. Fuimos viendo como se desarrollaba todo y nosotros mismos fuimos conscientes que debíamos empezar a evolucionar y nos expandimos a los barrios.

Llegaron las tomas de posesión de los nuevos cargos electos y nosotros fuimos allí a protestar. En ese momento fuimos antidemócratas porque pretendíamos pasar por encima de la voluntad del pueblo. Una vez más fuimos víctimas de la agresión policial en Valencia, pero seguimos siendo lo que habíamos sido hasta entonces: pacíficos y solidarios. Y a partir de ese momento fuimos otra vez agredidos en muchas otras ciudades de España e incluso en internet. Hubo arrestos de supuestos miembros de uno de los grupos que abiertamente nos habían apoyado. En ese momento, todos fuimos Anonymous y fuimos peores que Al Qaeda.

Quizá lo más reciente sean las vergonzosas escenas de violencia frente al Parlament en Barcelona. En ese momento, fuimos ultraviolentos, nada importaban las tres semanas anteriores de absoluto civismo ante agresiones injustificadas. Nos desmarcamos de la violencia, alegando que nuestra vía es la pacífica y quien recurre a la violencia no nos representa, pero ya era tarde. Fuimos desenmascarados, fuimos otra vez los antisistema que siempre habíamos sido entre tanta pantomima de pacifismo, fuimos otra vez los cachorros de la ETA, fuimos lo peor de lo peor y en otro tiempo hubiésemos ido todos al paredón. Encontramos imágenes en las que se veía agentes de policía infiltrados en algunos (no todos) de los tumultos, imágenes en las que no sólo cumplían con su misión de "proteger y servir"... y fuimos censurados y amenazados.

Pero ahora es el momento de la verdad. Mañana es un día decisivo para decirle al mundo qué somos. Directamente, porque está demostrado que no podemos confiar en el altavoz mediático de la prensa, que amplifica mucho pero distorsiona aún más. Tenemos razón, es el momento de salir a la calle de forma pacífica a luchar por nuestro futuro. Porque a partir de mañana podemos ser eternos.

De nosotros depende.