jueves, 15 de diciembre de 2011

Días de ballenas


Hoy es uno de esos días de ballenas, uno de esos días en los que twitter, ese silenciso y simpático asesino de lo que viene a ser mi creatividad literaria, repentinamente deja de funcionar y me recibe con su habitual, entrañable, temido y odiado cetáceo sonriente.

Hoy también es un día en el que me arrepiento de haber dejado el disco duro externo en Guardamar, en una de esas decisiones que sabes que estás tomando mal, que te vas a arrepentir, pero que al final dices "chico, da igual, así voy más ligerico de peso y si lo echo de menos lo recojo el fin de semana"... pero yo lo quiero ahora. Y lo quiero ahora porque la mejor película que he visto en este último mes ha sido una japonesa de navecicas espaciales y empiezo a estar harto de tanta chusta. Ayer me hice cuenta de Voddler, pero de momento el catálogo es más bien escaso.

Es un día de esos que no sabes si irte a la cama, pelearte con alguna práctica, seguir leyendo (Terry Pratchett, "La verdad"), ponerte alguna peli o estrangular a tu compañera de piso con un cordel fabricado con sus propios pelos que se quedan enredados en el desagüe de la bañera.

Un día del rollo que sólo tienes una clase a las 18:15, llegas el último a los 100 montaditos, vuelves a casa, te pones a actualizar el blog porque piensas que ya te estás pasando del rollo, hablas con gente por los chats, tienes la guitarra al lado pero no la has tocado, te das cuenta que hace rato que se ha terminado tu lista de reproducción del Grooveshark y en esas te viene a la cabeza que tienes cantidades industriales de ropa tendida esperando que alguien la recoja.

Pues sí, amigos y amigas, twitter is over capacity. Y yo también.
Hoy es un día de ballenas. A ver qué sale mañana.
Buenas noches.

2 comentarios:

  1. Hay días para todo, hasta para aburrirse...

    ResponderEliminar
  2. Yo los días así me da por actualizar el fotolog. Sí, has leído bien, el fotolog. Parece ser el único sitio que mi madre no lee ¬¬

    ResponderEliminar