sábado, 17 de marzo de 2012

El virus de la fe

No se si estaréis al tanto, pero Javier Krahe va a ser juzgado en los próximos días por un vídeo realizado en los años 70 en el que mostraba cómo cocinar un Cristo de madera con crucifijo y todo. No estamos hablando de Irán o de la Afganistán dominada por los talibanes, no: esto va a pasar en España, un estado (sobre el papel) aconfesional y supuestamente moderno, aunque todos conocemos los privilegios de los que goza la Santa Sede. Pero ¿cómo se originan los fundamentalismos religiosos? ¿Cómo puede llegar alguien a anteponer lo que dice un libro a, en muchos casos, la vida de una persona?

Pues bien, siguiendo el hashtag #mecagoendios, me topé con una persona que amenazaba con denunciar a todo el mundo allí presente según el artículo 525.1 del código penal y buscando por google encontré un blog que enlazaba a un vídeo en el que Richard Dawkins explicaba que el hecho de sentirse ofendido por los hábitos de algunas personas no le habilitaba para imponer su manera de pensar y coartar la libertad de expresión, y gracias a las recomendaciones de Youtube me encontré con este documental, del mismo Richard Dawkins, que me gustaría compartir con vosotros. No diré más para no condicionaros, juzgad vosotros mismos.